domingo, 28 de junio de 2009

Montaje del campamento Ziztu Bizian Eskaut Taldea 2009. Okina, Alava.

No se si me creerás, pero el día de montar el campamento del grupo eskaut de mi barrio, Ziztu Bizian de Romo, Bizkaia (Vizcaya), lo vivo como una fiesta, en la que trabajas hombro con hombro con otros padres del grupo, con los que compartes la comida, recuerdos, sudor y risas, muchas risas. Y deciros igualmente que aún a pesar de que el último día, que es en el que recoges todo y lo más importante, a los chavales que no has visto como mínimo desde hace diez días, con las ganas que tienes de abrazarlos y llevártelos para casa, no es como el primer día.

Lo curioso (o quizás por eso) es que nunca he sido eskaut ni he pertenecido a ningún grupo de tiempo libre.

Camino de Okina, donde estará el campamento base, ya que desde allí saldrán las distintas volantes. Salimos sobre las 09:00 y aproximadamente en una hora llegamos a nuestro destino, un pequeño enclave templario muy cercano a Vitoria-Gasteiz. Aparcamos los coches en la plaza del pueblo y nos dirigimos a pié, para respetar al máximo el entorno, con las mochilas, comidas… Lo más grande y pesado entra hasta la campa en una furgoneta alquilada para la ocasión.

La campa está situada junto a un pequeño arroyo en mitad de un precioso hayedo en los Montes de Vitoria.

La jornada comienza limpia y fresca, pero al poco el sol comienza a calentar. Los monitores nos distribuyen en grupos y nos ponemos a la faena. Unos a montar el enorme comedor de campaña, entre los que me encuentro yo. Creo que hemos batido todos los record ya que lo montamos en un tis-tas, cuando otros años hemos sudado la gota gorda. Espero que no haya sido por casualidad. Otros a ensamblar las mesas y las bancas. San Pedro con San Juan y el Gorbea con el Ganekogorka. Los monis en lugar de poner números a las piezas para montar los muebles, ponen nombres de santos y de montes. Otro grupo las tiendas de intendencia, la cocina, almacén, etc. El kakaleku (WC) es cosa de Fernando y su grupo. Estamos tan poco acostumbrados a tirar de pico y pala que Fernando ya desde el año pasado se trae un compresor y un martillo neumático para facilitar la tarea. Mientras, los grupos de chavales montan lo que será su hogar durante su estancia en el campamento. Como esto les lleva poco tiempo, el resto lo ocupan reconociendo la zona y dándose algún chapuzón en el río.

Una vez finalizada la labor, un pequeño descanso antes de comer, comemos y algunos de los padres damos un paseo hasta el pueblo para tomar el café. De nuevo al campamento. Muchos regresamos a nuestros hogares, y otros acercan en los coches al grupo de los mayores, los de la rama Azkarrak a Bakio, donde comenzará su aventura particular, una volante de varios días, caminando por montes y caminos, y durmiendo donde puedan, recorriendo el trayecto que les separa de su destino, el pueblo pesquero de Ondarroa.

En esta dirección se puede leer el cuaderno de viaje. http://ziztubizianazkarrak.blogspot.com/



video

Te recuerdo que, en www.tienesmastiempo.com ¡tengo la solución!
Gestiones administrativas y asistencia personal: ayudas y subvenciones, DGT, registro, traslado vehículos, compras...

2 comentarios:

roc dijo...

¡qué envidia! Nos hemos acordado del montaje todo el día. Ayer estuvimos a dejar a Patri en Okina, y acababan de bañarse en el río. Decían que el agua estaba helada. Las monis, que son chicas responsables, les habían mandado cambiar de ropa para que nos pusieran malitos. Todos estaban sonrientes y disfrutando. Ya sólo quedan 12 días para volver a verles....

Oskar dijo...

Que sepa todo el mundo que, por mucho que no haya sido eskaut, Iñigo ya tiene un máster en montaje de campamentos. ;-)